Sant Jordi

¡Adoro el dia de Sant Jordi!

La leyenda es muy bonita, pero como siempre pasa conmigo, al final mi personaje preferido no es el más querido entre las multitudes. Amo al Dragón y a cada año intento hacerle un homenaje. El de 2015 fue Clara Disfrazada de Dragón. Quise pasar un mensaje de autosuficiencia pues pienso que en general estamos muy mal enseñados (as) a esperar que las cosas sucedan, que nos rescaten, que nos regalen rosas.

Culpo en parte a los dibujos de Disney y los cuentos infantiles sobretodo en la gente hasta mi generación que crecimos con ejemplos de las princesas inertes esperando a que llegue un apuesto príncipe para salvarles y bla bla bla… La sociedad nos hizo mucho daño con todo eso. La creencia en ese “amor” que se asemeja más a la dependencia, que quita el valor de las mujeres y obliga a los hombres a ser indestructibles. Ni una cosa ni la otra son ciertas y conseguir abrir los ojos y percibir que la vida y el amor no son así cuesta (y mucho) a mucha gente.

Como siempre dijo mi madre: Nadie te puede querer si no te quieres a ti misma. Y esa es la cuestión del amor. Necesitar al otro, esperar que te rescaten, nada de eso te hará llegar nunca a conocer el verdadero amor, ya que el verdadero amor empieza en uno mismo.

Me da la sensación que hoy en día las cosas están cambiando en este sentido y que las nuevas generaciones tienen más referencias de igualdad entre sexos e independencia de cada individuo. Ojalá sea así.

Claro que me hace ilusión que me regalen cosas en el día de Sant Jordi, pero recibiéndolas o no,  yo siempre me regalo una rosa y un libro, por que “yo lo valgo”.

Nuevo final para el cuento:
“Al verle por primera vez, la Princesa sintió algo nuevo. Aquel Dragón no tenía nada de lo que solían decir los nobles del reino, solo era diferente. Era dulce, bueno y temía a la violencia de los humanos.
Mientras la miraba y acercándose con cuidado, el Dragón tampoco se quedó indiferente, la pureza en los ojos de la bella muchacha le tocó profundamente el corazón (sí, los dragones tienen corazón). El sabía que aquel era un encuentro muy especial.
Decidieron juntos escapar. La Princesa cansada de aquella gente sin personalidad que le enseñaba a portarse como un maniquí, sin voz ni voluntad y el Dragón, harto de ser juzgado y rechazado por un pueblo que nunca intentó conocerle de verdad.
Volaron muy alto a un lugar muy muy lejano y allí fueron felices, a su manera, inmersos en libros, canciones, poemas y silencio.”
Feliz Sant Jordi!!!! (2016)

Share Post :

más Proyectos

Deja un comentario